Si deseas saber como germinar la fruta del dragon (también conocida como pitahaya y cuyo nombre científico es Hylocereus undatus), debes saber que es un fruto emitido por una planta de rasgos cactáceos. Se trata de una especie vegetal nativa de México y que luego se ha expandido por diversas zonas del mundo.

Al tratarse de un fruto comestible, muchos desean sembrarlo en sus hogares. No obstante, es importante decir que puede tardar algunos años en dar el codiciado fruto, aunque una vez que lo hace lo repite con regularidad, siendo además un vegetal muy estable y resistente una vez aclimatado.

En esencia, hay dos métodos para cultivarla. El primero es por reproducción vegetativa. Consiste en coger una rama de una planta adulta, sembrarla en tierra y esperar que eche raíces. De ese modo se obtiene un ejemplar genéticamente idéntico al original.

Una a segunda manera implica averiguar como germinar la fruta del dragon. Se usa este método para obtener híbridos más resistentes o con características novedosas. Es un proceso más complicado, pero que consiste en los siguientes pasos:

  • Se toma lo fruta y se le extraen las semillas, escogiendo aquellas de aspecto más resistente.
  • Dejar secas las semillas, pues son delicadas ante la humedad, ya que resultan propensos al ataque de hongos y otras plagas.
  • La semilla tarda un tiempo en estar lista, de hecho, se recomienda dejarla 28 días a la intemperie antes de colocarla bajo tierra.
  • Al cabo de dicho tiempo ponerla en tierra.
  • Mantener en temperatura templada y rociar con agua.
  • Tarda en crecer, pero con el tiempo surge una planta nueva, distinta a la original. En algunos casos, son frutos más grandes, todo de acuerdo a la carga genética heredad de las plantas que fungen de padres.

Usualmente, los comerciantes no están interesados en saber como germinar la fruta del dragon. Esto se debe a que el crecimiento por semillas es más lento. Por ello, se conforman con sembrar tallos de la misma, con la particularidad de que siempre tienen la misma réplica genética de la planta primigenia. Esto no es un gran inconveniente si se tiene un vegetal original de buenas características.

En cambio, si se planea buscar una planta de mejores frutos, más resistente y de mayor tamaño es útil la siembra de semillas, pues la recombinación genética permite evolución y conseguir ejemplares de valor más codiciado, con características más novedosas y valiosas en el mercado.

Vota este contenido
[Votaciones totales: 5 Puntuación media: 2.6]

¿Tienes alguna duda? Comenta aquí

comments

Free Divi WordPress Theme, Find new Free Android Games at dlandroid24.com